viernes 28 de enero de 2022 - Edición Nº1150

Cultura y Medios | 21 dic 2021

solsticio de Verano

¡Bienvenido, verano! Solsticio de verano del 21 de diciembre de 2021: rituales de fuego para reactivar el Sol

Comienza el verano, y entre el 21 y el 24 de diciembre, los días más luminosos del año, el Sol parece estar quieto. Rituales.


Cada 21 de diciembre asistimos a un tiempo de “solsticio” o “Sol quieto”, donde el Sol parece detener su marcha durante tres días para comenzar su lento retorno hacia el norte a partir del día 24. También cercano al 21 de diciembre, comienza el signo de Capricornio y es en estos días que los rayos del Sol caen perpendiculares sobre el trópico de Capricornio.

Cambian las estaciones, se inicia el verano en el hemisferio sur y el invierno en el norte, donde los días comenzarán lentamente a ser más luminosos, mientras que para el sur se irán oscureciendo.

Del 21 al 24 de diciembre son los días más oscuros del año en el hemisferio norte, y de esta particularidad es que surgen los rituales de luz de los festejos navideños, que parecen querer estimular al Sol para que vuelva a brillar e iluminar las jornadas.

Estas fechas sincrónicas al renacimiento del Sol -que reinicia su regreso al norte-, son sincrónicas a la celebración del nacimiento de Cristo, el dios sol, quien viene a iluminar la oscuridad de nuestros pecados y de nuestras faltas de conciencia.

Por su parte, en el hemisferio sur, sucede un fenómeno exactamente opuesto: comienza el verano, transcurren las jornadas más luminosas, y el Sol parece estar quieto entre el 21 y el 24 de diciembre. A partir del día 24, los días comienzan lentamente a oscurecerse y el Sol retoma su aparente camino hacia el norte.

En esta fecha comienza el verano, transcurren las jornadas más luminosas. Foto: ilustración Shutterstock.

En esta fecha comienza el verano, transcurren las jornadas más luminosas. Foto: ilustración Shutterstock.

Rituales para reactivar el Sol

Como los días comienzan a acortar su luz o extenderse, hay un cambio en el movimiento del Sol en ambos hemisferios. El mundo occidental comparte las celebraciones navideñas, los fuegos artificiales, las luces en el árbol y las velas de Navidad, todos activamos símbolos de luz. Son rituales asociados a reactivar el Sol y nuestra luz interior.

En tiempo de solsticio -de Sol quieto- transcurren días donde la luz solar cambia su dirección, es un período ideal para redireccionar nuestros planes y objetivos. Las fiestas nos mueven a tomar de conciencia y a reflexionar sobre el año transcurrido, nos llevan a hacer balance de lo vivido y a reorientar nuestros proyectos.

Son tiempos de rituales de luz, donde se incentiva la toma de conciencia. Encender luces y prender velas no es solo una acción decorativa, son símbolos de luz, son ritos y formas que aluden a la necesidad de tomar conciencia, maneras de recordar nuestra vitalidad y nuestra luz interior y la necesidad de mantenerlas encendidas y activas.

El Sol parece estar quieto entre el 21 y el 24 de diciembre. Foto: ilustración Shutterstock.

El Sol parece estar quieto entre el 21 y el 24 de diciembre. Foto: ilustración Shutterstock.

Rituales de luz y fuego en Nochebuena y Navidad

Sería ideal convocarnos en esta Navidad a que nuestros festejos y rituales no sean meramente automáticos, proponernos transitar las festividades con mayor conciencia de su significado solar, más allá de la religión que cada uno profese o no.

Podemos acompañar estos días de toma de conciencia realizando mayores rituales de fuego: hacia el 21 de diciembre, armar una fogata o -de no ser posible- encender un conjunto de velas y escribir aquello que queremos soltar, liberarnos de lo que ya no queremos que esté en nuestra vida y quemarlos con la intención de dejarlos ir.

Y para la Nochebuena, encender nuevamente velas o armar un fuego, pero ahora visualizar y tomar conciencia sobre todo aquello que sí queremos para nuestra vida, escribir aquellos proyectos que necesitamos reactivar y guardarlos en algún lugar personal para poder releer a lo largo del nuevo año.

El encendido del fuego simboliza ahora nuestras intenciones vitales, nuestra voluntad de tomar conciencia sobre lo que queremos para el próximo año.

Podemos acompañar estos días de toma de conciencia realizando mayores rituales de fuego. Foto ilustración: Shutterstock.

Podemos acompañar estos días de toma de conciencia realizando mayores rituales de fuego. Foto ilustración: Shutterstock.

En cada solsticio, el movimiento aparente del Sol propone renovar la propia energía vital y animarnos a tomar decisiones o a cambiar rumbos que nos permitan soñar nuevos proyectos que ganarán impulso para el nuevo año. Ritualizar este tiempo ayuda a acompañar desde nuestra conciencia en la tierra los movimientos del cielo.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias