viernes 28 de enero de 2022 - Edición Nº1150

Regionales | 8 ene 2022

Agro y Producción

Advierten que la ganadería de Misiones vive un momento caótico

Afectados por la falta de agua, pasturas y maíz, cuestionaron al Gobierno por la presión impositiva y a la Justicia por la falta de soluciones ante los casos de abigeato.


TAGS: PRODUCCIóN, AGRO

La ganadería provincial atraviesa un momento de crisis al enfrentarse a diversos problemas relacionados con la imposibilidad de desarrollar la producción. Entre diferentes puntos, los productores anticipan un año de mayores complicaciones al verse afectados por la falta de agua, pasturas y alimentos para sus animales, sumado al impacto de la sequía y los incendios, la presión de los impuestos, los costos elevados, y el incontenible avance de los delitos rurales.

De esa manera, cada vez disminuye más la cantidad de productores que se dedican al rubro en Misiones por las dificultades que deben superar para mantener la hacienda en buen estado, mientras que los frigoríficos se ven obligados a recurrir a la producción de otras provincias.

 Víctor Chamula, de la Asociación Ganadera de Andresito, remarcó que “el 2021 lo cerramos en un estado de crisis por la tremenda falta de agua, con todos los pastizales y maizales secos, no hubo producción de ningún tipo de grano, con el agravante de los incendios y la sequía lo cual destruyó a los productores de diversas actividades. Y el 2022 lo arrancamos con la misma situación caótica. Los problemas generales se verán reflejados a mediados o a finales de este año en lo que es la góndola, la oferta de hacienda”.

“Hoy, prácticamente toda la hacienda que se está faenando en el frigorífico es de otras provincias, sobre el animal gordo”, contó y agregó: “El frigorífico prácticamente se abastecía con hacienda de la zona, pero hoy tiene que comprar a otras provincias y eso tiene un costo muy elevado en flete, rentas, y cargas impositivas”.

Además, apuntó: “Las pasturas, todo lo que es rollos, alfalfa, maíz, todo se trae de afuera. Se está sosteniendo la hacienda con lo que llega desde otros lugares”.

Describió que los ganaderos “que no tienen agua, se ven obligados a acarrear con tanques, lo que sea, para darle agua a la hacienda. La gente está vendiendo, o regalando prácticamente, la hacienda porque en realidad no hay nadie que quiera comprar”.

En ese contexto “las vacas están muy delgadas, no se van a preñar, los terneros están muriendo porque las vacas no tienen leche, no tienen comida. El costo de mantenimiento de los terneros es muy alto con leche comprada, eso lo hace totalmente inviable”, subrayó.

En relación a la producción local, remarcó que “hasta el año 2020 en Andresito, San Antonio y alrededores, éramos 32 engordadores, que vendría a ser el colono que tenía 10, 20 o 30 terneros, producía su maíz, engordaba su ternero y lo vendía gordo al frigorífico, y hoy quedamos solamente 3 que hacemos ese trabajo. El resto se fundieron todos. Los que nos mantenemos en la actividad es porque estamos haciendo un esfuerzo sobrenatural y porque medianamente tenemos una estructura armada para seguir aguantando”.

 

Sin respuestas

Consultado sobre las posibles soluciones que buscan desde el sector, el referente ganadero recordó que “el Estado nos viene golpeando con los impuestos, y a esto se suma la sequía, el fuego, y el abigeato. Nos golpean de todos lados”.

Además, se refirió al reciente anuncio del Gobierno provincial sobre la entrega de 50 millones de pesos en créditos de hasta $100.000 cada uno a tasa cero, sin intereses, con un año de gracia y 48 cuotas para devolver, con el objetivo de asistir a los productores afectados en diferentes rubros por la emergencia agropecuaria.

“Lamentablemente, eso sirve para muy poco, porque un productor con 100 mil pesos tiene que elegir pagar dos meses de sueldo al peón, o comprar tres rollos de alambre, o cuatro mil kilos de maíz, cargar combustible, comprar la semilla para volver a sembrar si es que llueve. Esa cantidad de dinero sirve para cubrir solamente una de esas opciones”, apuntó y ejemplificó:

“Actualmente para sembrar una hectárea de maíz, meter la semilla en la tierra y con el abono sin tener en cuenta la preparación del suelo, se debe gastar $75.000 de costo por hectárea”.

 

Fisco, granos y delito rural

A modo general, Chamula cuestionó sobre la carga impositiva que sufren diversas actividades que “ahora estamos viendo que con la fruta, por ejemplo, el 42% del valor es por impuestos. Mientras que con la yerba pasa que los paraguayos y brasileños se están haciendo un festín porque el 62% sobre balanza de la yerba son impuestos”.

“Nadie hace nada para bajar la cadena impositiva. El Gobierno debe tomar alguna decisión para que dejemos de caer en la exportación, mientras que crecen los otros países”, criticó.

Por otro lado, dijo que “con respecto al ingreso de los granos, nosotros venimos haciendo planteos a todos los funcionarios del Gobierno nacional y provincial, pidiendo por favor que saquen alguna reglamentación para salvar a los pequeños productores y podamos traer granos”.

“También, se necesita una quita de los impuestos para ingresar el maíz y que podamos salvar no solamente a la ganadería, porque el productor no tiene alimentos para darle de comer ni al chancho, ni a la gallina, o a la vaca”, completó.

A raíz de las problemáticas que no cesan, cada vez son más las personas que deciden abandonar sus chacras y apostar por buscar mejor suerte en otros lugares.

“Es triste ver el éxodo de los hijos de los colonos que abandonan las chacras y se van a los pueblos. Se están yendo muchos, porque viven en los pueblos cobrando 50 mil o 60 mil pesos con los planes, tienen luz e internet gratis, y así acceden a una cantidad de dinero que no consiguen en la chacra aunque se maten trabajando”, consideró Chamula.

Finalmente, sobre la inseguridad rural que padecen los propietarios de animales, yerba y frutas, entre otros productos, afirmó que “la solución para eso es muy fácil porque sabemos bien quienes son los delincuentes, muchos fueron agarrados varias veces, pero el problema está en la Justicia que permite que ellos se nos rían en la cara. Saben que no van a quedar presos más de un par de horas, salen muy fácil de la comisaría. La policía se mata corriendo, trabajando y metiendo preso a estos delincuentes pero al otro día ya quedan libres”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias