viernes 28 de enero de 2022 - Edición Nº1150

Cultura y Medios | 13 ene 2022

Vacunas

Un joven aborigen cargó a su padre durante horas por la selva para que lo vacunen contra el Covid-19

La fotografía de Tawy, del pueblo zó´e, en el estado brasileño de Pará, se viralizó en las redes sociales. Fue tomada por uno de los médicos que lo vio llegar a la posta sanitaria.


Tawy Zó'é tiene 24 años y vive en una aldea del pueblo zó'é en el Amazonas brasileño. Y sin saberlo, le dio un ejemplo al mundo: cargó durante seis horas a su padre Wahu Zó'é, de 67, por un camino de cerros y arroyos entre la exuberante selva del estado de Pará, en el nordeste de Brasil, para que lo vacunaran contra el Covid-19.

La fotografía donde se ve a este joven aborigen cargando a su padre por la espalda, con la única ayuda de un jamanxim, una forma de mochila o canasta hecha por los aborigenes, se viralizó en los últimos días en las redes sociales del país vecino.

Cómo fue la travesía de Tamy

Tawy llegó a una posta de vacunación del estado de Pará el 22 de enero de 2021 después de caminar durante seis horas por la selva amazónica. Apareció de la nada con su padre cargado en su espalda y pidió que la vacunaran contra el coronavirus.

La foto fue tomada por el médico Erik Jennings Simões, quien la compartió en sus redes sociales recién la semana pasada. La imagen pronto se viralizó.

SEOQXOW5D5EFFL467BOHY42NZQ

“Quería enviar un mensaje positivo a principios de año”, dijo el médico a BBC News Brasil. El profesional, de 52 años, ha sido el médico del pueblo zó'é durante casi dos décadas y fue el encargado de coordinar la campaña entre los miembros de esa comunidad aborigen.

Y añadió: “También era una forma de tratar de enviarles un mensaje porque siempre preguntan si los blancos se están vacunando y si se acabó el Covid-19″.

Jennings Simões contó que “el padre tenía mala vista, ya casi no podía ver nada y también tenía un problema crónico grave en el tracto urinario. Como resultado, era casi completamente incapaz de caminar en el bosque”.

“Entonces, lo que iba a funcionar allí era llevar a los padres a la espalda. Eso es lo que funciona en el bosque, porque no hay ambulancia u otro medio de transporte”, agregó.

Y prosiguió: “Fue una escena muy bonita, de la relación amorosa entre ellos”.

Tras ser vacunado, Tawy volvió a cargar a su padre sobre su espalda y se perdió apurado en el bosque para llegar a su aldea antes del anochecer.

Un pueblo de apenas 325 habitantes

El pueblo aborigen zó'é vive en unas 669.000 hectáreas del estado de Pará, cerca del río Amazonas. Se trata de un área de selva considerada altamente preservada y con una enorme biodiversidad. Son apenas 325 aborigenes contactados en las últimas décadas que viven dispersos por el territorio en más de 50 caseríos.

Según la BBC, desde el inicio de la pandemia el pueblo zóé no registró ningún caso de Covid-19.

Sin embargo, en todo Brasil los contagios afectaron a 57.100 aborigenes con 853 decesos, según cifras oficiales. Pero la Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil (APIB) estimó que la cifra trepa a mil muertes. (TN)

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias