jueves 08 de diciembre de 2022 - Edición Nº1464

Policiales | 19 nov 2022

Garuhapé en Misiones

No era cocaína: rotundo giro en la investigación tras la autopsia a la niña fallecida en Garuhapé en Misiones

La tarde de este viernes finalmente se conoció el resultado de la autopsia practicada a Isabelina Ávalos de 9 años de Garuhapé que falleció luego de estar internada grave en el Samic de Eldorado por un presunto cuadro de intoxicación por ingesta de cocaína.


La autopsia se realizó en dos partes y tras practicar distintos estudios y pruebas se determinó que no existe rastro de cocaína en el cuerpo de la pequeña y que la detección de esta droga en un principio fue a causa de un “falso positivo”.

De esta manera, se descartó la hipótesis de que la pequeña ingirió cocaína. Los investigadores apuntan a un «falso positivo» de los exámenes toxicológicos que le practicaron en el hospital.

Los forenses concluyeron finalmente tras un proceso largo y complejo que la pequeña falleció a causa de una falla multiorgánica producida por una septicemia ocasionada por una infección urinaria que la pequeña padecía

Una septicemia es la presencia de bacterias en la sangre (bacteriemia) que a menudo ocurre con infecciones graves. También conocida como sepsis, la septicemia es una respuesta grave y potencialmente mortal a una infección que empeora de forma muy rápida.

La hipótesis de que la niña había sufrido abuso sexual también fue desestimada. En un principio uno de los médicos que la atendió detectó manchas de sangre en la ropa interior de la paciente, pero tras realizar estudios, se concluyó que eran producto del mismo catéter que le habían aplicado.

Por ende, la causa cambió su caratula de «muerte dudosa» a «muerte natural«. Se dispuso el traslado del cuerpo para posteriormente hacer entrega a sus familiares para posterior inhumación y sepelio.

El caso

Según explicó la médica que atendió a la pequeña, el pasado sábado, alrededor de las 11 de la mañana, ella se encontraba de guardia en el servicio de Emergencia, junto a otra profesional, cuando ingresó la niña derivada desde Garuhapé, zona de Salud que corresponde a Puerto Rico, con un cuadro que describió de la siguiente manera: “Con dolor abdominal y desorientación témporo-espacial bastante profundo, en estado comatoso”.

Siempre según lo que afirmó la médica, durante las primeras horas se mantuvo a la menor en el servicio de Emergencia, se le practicaron todos los estudios de rigor, principalmente para evaluar el estado de deshidratación y el estado de shock en el que se encontraba, “que no coincide con el diagnóstico con el que fue derivada ni con el relato que nos da el padre en ese momento, para una nena de 9 años. Como el cuadro neurológico daba para pensar en dos cosas: la presencia de un tumor o de una encefalitis, o la posibilidad de haber consumido de forma accidental o de alguna otra manera alguna benzodiazepina”.

Con esas dos posibilidades consideradas igualmente graves, dijo Piriz que aplicaron el protocolo establecido tanto para el caso que se tratara de algo neurológico y la parte de intoxicación. “En ese panel de drogas, se hizo el pedido para el análisis de control de benzodiapezina, porque puede ocurrir que un niño se tomó un diazepán de la abuela o algo así. En ese panel hay un amplio espectro de drogas, entre ellos, se pide un análisis con reactivo para cocaína y se ingresa a la niña a terapia para mejor control porque tenía toda la clínica para ese tóxico”.

Ya en terapia, la menor habría tenido “muy mala evolución, no pudiendo ‘lavar’ el tóxico que no sabemos en qué condiciones fue ingerido,”, situación que llevó al nosocomio a denunciar el caso y pedir la intervención de la Justicia porque según consideró la profesional “no deja de ser un tipo de abuso y también para descartar la sospecha de abuso sexual en la infancia; el médico forense descartó el abuso sexual y quedó el cuadro compatible con intoxicación con cocaína”.

“Dentro de las 48 horas, por el estado comatoso de la menor, como seguía con muy mal evolución, se decidió conectarla al respirador y finalmente falleció en horas de la madrugada de este lunes”, añadió la médica, quien subrayó que solo “hasta ahí” podría informar dado que todo lo demás está en manos de la Justicia.

En cuanto a la descripción más detallada del estado en el que arribó la menor al SAMIC, señaló que “estaba somnolienta, irritable; no tenía su estado de alerta y no se podía comunicar; sus pupilas no respondían y los estudios que se hicieron de inmediata se descartó cualquier cuestión neurológica”.

Según el relato de los padres, la menor se despertó con dolores abdominales, fue llevada al hospital de inmediato.

Fuente: Misiones Online

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias