martes 14 de julio de 2020 - Edición Nº587

Info General | 19 jun 2020

PANDEMIA

El brote de coronavirus en Pekín se debe a una tabla de cortar salmón contaminada con la cepa europea de covid-19

Científicos chinos han recorrido de cabo a rabo el mercado alimentos de Xinfadi buscando el origen del brote que el pasado jueves ocasionó 79 nuevos casos de covid-19 en Pekín. Las primeras investigaciones apuntan a que el origen está en una tabla de cortar salmón de una de las pescaderías del mercado.


En cuanto se conoció el brote de la enfermedad, las autoridades practicaron tests a 517 trabajadores del mercado, de los que 45 dieron positivo para covid-19. Tras el resultado, extendieron las pruebas a otras 5.803 personas. En este último grupo no hubo positivos, así que las autoridades cerraron el mercad y procedieron a tomar muestras de las superficies y mercancías en venta en Xinfadi. Tras analizar 2.383 muestras, se descubrió que el coronavirus procedía d la citada tabla de cortar salmón.

Un epidemiólogo portavoz del Centro de Control de Enfermedades de China ha  explicado que las cepas de SARS-CoV-2 halladas en la tabla son similares a la variante de la enfermedad hallada en Europa, y no a la que se extendió en primer lugar por China. El problema es que no se sabe con seguridad cómo terminó el virus en esa superficie.

La principal hipótesis es que el coronavirus llegó al mercado a través de alguna remesa de carne o pescado contaminadas. El tipo de cepa sugiere que esos productos proceden de Europa, pero no tiene por qué ser necesariamente así. La primera posibilidad es que un trabajador enfermo tocara el pescado en su lugar de origen y que el virus sobreviviera hasta su llegada a China. La otra es que uno de los trabajadores del mercado enfermara del virus y contaminara los alimentos en el propio mercado.

Sea cual sea la posibilidad, se desconoce exactamente cuál es la remesa contaminada y de qué alimento se trata exactamente. Lo único claro es que el virus se ha hallado en una sola tabla de cortar y que en ella se había cortado salmón. El detalle ha sido suficiente para desatar una auténtica psicosis contra ese pescado en particular, que es uno de los más populares en China. Numerosos proveedores han destruido sus reservas del pescado y el pánico se ha extendido hasta el punto de provocar cancelaciones en restaurantes.

Este último caso es especialmente absurdo porque hasta ahora no hay ninguna evidencia de que el coronavirus se transmita a través de la ingestión de alimentos contaminados. Generalmente el SARS-CoV-2 queda inactivo al cocinar los alimentos. La vía principal en este caso vuelve a ser las manos. La persona toca un alimento crudo contaminado, después toca otras superficies y termina tocándose la cara sin haberse lavado las manos.

El caso vuelve a poner de manifiesto la importancia de mantenerse alerta y de seguir extremando las medidas de seguridad, en especial en lo que a higiene de las manos se refiere. También es un recordatorio a otros países de que la pandemia sigue en activo y con más casos que nunca. El hecho de que en un país esté controlada no asegura en absoluto que no pueda haber nuevos brotes a traves de objetos importados o visitantes infectados. Mientras siga habiendo casos masivos de covid-19 en un solo país, ningún país estará realmente a salvo. 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias