viernes 10 de julio de 2020 - Edición Nº583

Info General | 27 jun 2020

Nuevo obispo de Misiones besa el suelo en honor a su nuevo mandato

El nombrado obispo de la Diócesis de Iguazú, Nicolás Baisi, no conoce Misiones y una sola vez visitó Posadas, pero está “ansioso por pisar suelo misionero”. Reemplazará al obispo Marcelo Martorell, quien presentó su renuncia ante el papa Francisco ni bien cumplió los 75 años, el 1 de marzo. Baisi viene de la Diócesis de La Plata donde ejerció como obispo auxiliar.


Lunes 1 de junio de 2020. El nombrado obispo de Puerto Iguazú, Nicolás Baisi, reconoció que está ansioso por hacerse cargo de la Diócesis del norte de la provincia. “No veo la hora de llegar a Puerto Iguazú y hacerme cargo de la Diócesis, de la cual reconozco que no conozco mucho, solo lo que el obispo saliente, el querido Marcelo Martorell, me comentó a través de las comunicaciones telefónicas que mantuvimos”.


Baisi fue nombrado por el papa Francisco el 8 de mayo para reemplazar al obispo emérito Marcelo Martorell quien el 1 de marzo pasado cumplió 75 años y por consiguiente tuvo que presentar su renuncia ante el Vaticano, donde le aceptaron en forma inmediata.


Matorell seguirá su vida en Salta, su provincia natal. Baisi, quien se crió en la localidad de Bella Vista, provincia de Buenos Aires, llegará por primera vez a Puerto Iguazú. “Sólo fui una vez a Posadas por una reunión sacerdotal. Nunca estuve en Iguazú por consiguiente no conozco las Cataratas”, dijo quien ejercía, hasta su nombramiento, el obispado auxiliar de la Diócesis de la ciudad de La Plata.
Baisi calificó a la zona donde ejercerá como “caliente, pero el conurbano bonaerense donde siempre estuve también lo es”. El sacerdote dijo que en ningún momento dudó en aceptar la propuesta del papa Francisco. “Por un lado me gusta el desafío y por el otro nunca me negaría a una designación del Papa Francisco, a quien respeto y admiro”.


Baisi tiene 55 años, si no mediara algún imprevisto será el obispo de la Diócesis de Iguazú por 20 años. “Quiero recorrer la Diócesis ni bien llegue. Estar en contacto con los sacerdotes de las distintas capillas e iglesias y principalmente con los fieles”.


El obispo ingresante espera poder asumir y que al primer encuentro puedan asistir la mayor cantidad de sacerdotes posibles y los fieles. “Si todavía estamos en cuarentena quiero pedir un permiso especial para que podamos realizar una misa y estar bien cerca de los fieles y los sacerdotes”. La Diócesis de Iguazú tiene unos 600 kilómetros cuadrados, ya que abarca los departamentos de Iguazú, Eldorado, San Pedro, General Manuel Belgrano y Montecarlo. “Algo conocía sobre los departamentos que abarca la Diócesis. Quiero recorrer cada una de las localidades que conforman esta Diócesis”.


La Diócesis de Iguazú fue creada el 16 de junio de 1986. Su primer obispo fue el fallecido sacerdote Joaquín Piña Batllevell. El 8 de diciembre de 2006 el actual obispo emérito Marcelo Martorell asumió como titular de la Diócesis de Iguazú. Hasta el 13 de junio de 2009 esta Diócesis además de los departamento nombrados incluía el Departamento de Guaraní que fue cedido cuando se creó la Diócesis de Oberá.

Familia muy cristiana

El nombrado obispo de la Diócesis de Iguazú, Nicolás Baisi, nació el 15 de julio de 1964 en el seno de una familia profundamente cristiana, de la que recibió formación humana y religiosa.


Hizo sus primeros estudios en el colegio Don Jaime de la localidad de Bella Vista, partido de San Miguel en el gran Buenos Aires y al terminar sus estudios secundarios se inscribió en la facultad de Ingeniería de la UBA, donde permaneció cerca de dos años, hasta que se definió su vocación y entró en el Seminario Diocesano Arcángel San Miguel.


Terminados sus estudios teológicos en la Facultad de Teología de la Universidad del Salvador (Colegio Máximo San José, de la localidad de San Miguel), fue ordenado sacerdote el 21 de noviembre de 1993, en la Diócesis de San Miguel.


Desde 1999 hasta 2001 perfeccionó sus estudios con una Licenciatura en Teología en la Pontificia Universidad de Santo Tomás Angelicum de Roma. Antes de ir a Roma, fue vicario de la parroquia Inmaculado Corazón de María de la localidad bonaerense de Los Polvorines.
La gran crisis económica de diciembre de 2001 lo encontró como vicedirector de Cáritas Diocesana. En 2003 fue párroco de Nuestra Señora del Santo Rosario de la localidad de bonaerense de Grand Bourg, donde erigió varias capillas y reconstruyó la vida parroquial con varias iniciativas para los laicos. También tuvo la dirección diocesana de la Catequesis y, por dos períodos, fue miembro del Consejo Presbiteral.


En el año 2007, el obispo de San Miguel, Sergio Fenoy, lo llamó a dirigir el Seminario Mayor de San Miguel, donde él mismo se había formado, y donde ocupó el cargo de rector hasta el momento en que el entonces papa Benedicto XVI lo designa obispo titular de Tepelta y auxiliar de La Plata, provincia de Buenos Aires, el 8 de abril de 2010.


El 19 de junio de 2010 recibió el Sagrado Orden del Episcopado de manos de Monseñor Héctor Aguer, Arzobispo de La Plata, según consta en su biografía en Wikipedia.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias